LOS ÚLTIMOS CORTIJOS

Ruinas de un cortijo. 1989. Óleo sobre cartón. Luis. E. Vallejo.

Los últimos cortijos de la mayoría de los pueblos pasó hace décadas de ser ilustres ruinas a yacimientos arqueológicos donde a lo sumo se conservan algunas estructuras. La tierra los cubre y a veces las palas y retro de los modernos tractores arrasan, cuando no los han hundido antes, con sus enormes unicornios prepotentes, aquellas paredes tan llenas de historia, de vidas y de una época amparada en esas dos estaciones privilegiadas que culminaban con la recogida de la aceituna o la siega del cereal.
Un repelo ilumina la marcha del coche cuando se acerca a la cortijada de Los Borregos, o sigue adelante y se presentan los últimos tejados sin tejas, fachadas sin losas, ventanas con las rejas arrancadas de cuajo de esos otros cortijos o grupos de ellos (haciendas, lagares, etc.) tan unidos a nuestro patrimonio, condenados al diente de la excavadora, hartos sus dueños de un continuo asalto de su esencia.
Entrar hoy día y circular por las paredes de un cortijo desvencijado es surcar un tiempo que aún nos corresponde, que nos ha marcado a los que poseemos medio siglo de historia. Porque aún tintinean en nosotros las cucharadas al son de una mesa donde los comensales saborean un lebrillo de huevos al plato, o el olor del agua cuando resbalaba desde las cantareras al botijo y de éste a nuestra garganta. El olor a higuera,  a establo, a ganado, el vuelo rasante de las suaves golondrinas, mientras esos últimos cuadros que pintamos hace tanto tiempo comienzan a aparecer en el almacén de las viejas obras olvidadas, esos cuadros que hemos pintado desde la delicada planicie de las eras.

Entradas populares de este blog

NOVELA GRÁFICA.

25 AÑOS DE OBRA PÚBLICA.

LA MEMORIA DE ESPERANZA RECUERDA