EL MANUSCRITO


EL MANUSCRITO.

Rompo el silencio tras los duros cataclismos personales en los que mi vida se ha visto plagada los dos últimos años. Como si la decisión de abrir este manuscrito la hubieran determinado estos maremotos que no tienen resolución y que han marcado la piel y el recorrido de mi pluma.

Nunca había escrito a mano porque consideraba la máquina de escribir, el bello teclear en directo, y luego la pantalla del ordenador, como la más excelsa forma de grabar las frases y las cadencias y las melodías de lo que me dictaba mi conciencia.

Ahora he abierto la antigua y oxidada lata de carne membrillo y he sacado estos cuadernos. He comenzado a descifrar la difícil caligrafía y estimo que lo que contienen estas libretas no le va a gustar a casi nadie.

Pero llega un momento en la vida de cada cual en que uno se tiene que enfrentar a sus fantasmas mayores.

Estas libretas contienen una memoria sesgada pero viva de una parte de mi vida y la de mucha otra gente, un fragmento del testimonio de una época que cubre los últimos 80 años de olvido.


Entradas populares de este blog

NOVELA GRÁFICA.

25 AÑOS DE OBRA PÚBLICA.

LA MEMORIA DE ESPERANZA RECUERDA