EL HUERTO COMO ESTADO MENTAL.

El huerto es un estado mental un pensamiento en lo alto de un quicio donde las ideas surgen y fluyen así de pronto.
En una ventana, desde una ventana, el huerto de la ventana, donde crece la tomatera,  donde la tomatera conversa plácidamente con los cipreses del huerto del Cristo de los Faroles de Córdoba...;también desde aquí el huerto se hace y transforma en algo diario. Porque la mirada del huerto de maceta también completa ese otro huerto lejano al que hay que ir en bicicleta y donde los mosquitos pican de verdad, también las avispas.
El huerto es un refugio del que aguarda la plática ordenada con sus verduras. Lugar desde donde las verdades son más verdaderas.


El huerto es el lugar geométrico donde las equidistancias entre vida real e ilusión se dan por igual.
....Porque en el huerto, quizás ahí, se dan las mejores ideas que luego desarrollar entre el tumulto obcecado de la laboriosidad implacable de la naturaleza y esa otra desordenada del acontecer diario donde uno quisiera mismamente cagarse en los hijosdeperra a los que diariamente saludamos con esa educación ordenada y organizada de las buenas costumbres.

En el huerto uno se hace más civilizado pero más brutal.


Entradas populares de este blog

NOVELA GRÁFICA.

25 AÑOS DE OBRA PÚBLICA.

LA MEMORIA DE ESPERANZA RECUERDA